Diagnóstico de Infertilidad

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad es una condición en la que no se puede lograr el embarazo después de mantener relaciones sexuales sin protección por más de 12 meses si la pareja tiene menos de 35 años, y seis meses si la pareja tiene más de 35 años. La infertilidad puede afectar tanto a hombres como a mujeres, ser una combinación de ambos o tener un origen idiopático o desconocido.

A medida que se envejece, el riesgo de infertilidad es mayor debido a los descensos hormonales. Afortunadamente, existen muchos tratamientos disponibles para las personas diagnosticadas con infertilidad para que logren concebir y llevar el embarazo a término.

 

Tipos de infertilidad

Los tipos de infertilidad son:

  • Infertilidad primaria. En este caso, la mujer nunca ha estado embarazada y no ha logrado concebir después de un año de mantener relaciones sexuales de forma regular y sin protección si tiene menos 35 años, o de seis meses si tiene más de 35 años.
  • Infertilidad secundaria. Se habla de infertilidad secundaria en el caso de haber logrado al menos un embarazo exitoso antes y presentar dificultades para procrear.

Infertilidad idiopática. En caso de no lograr el embarazo y no encontrar causas después de realizar pruebas de fertilidad, se habla de infertilidad idiopática o de origen desconocido.

 

¿Cuáles son los signos y las causas de la infertilidad?

Muchas de las personas que padecen infertilidad no tienen ningún signo aparente. El principal es la imposibilidad de lograr el embarazo después de mantener relaciones sexuales sin protección y de forma regular.

En algunos casos, puede haber signos como:

  • Dolor abdominal o pélvico
  • Periodos menstruales muy dolorosos
  • Diagnóstico de endometriosis o enfermedad inflamatoria pélvica
  • Sangrado menstrual irregular
  • Menstruación ausente
  • Eyaculación retrógrada
  • Disfunción eréctil
  • Problemas testiculares o prostáticos
  • Inflamación en el escroto

Haber recibido tratamientos para el cáncer como quimioterapia o radioterapia en la zona pélvica o abdominal

 
Agenda tu cita
 

¿Es frecuente el diagnóstico de infertilidad?

La infertilidad es una condición que afecta a millones de parejas de todo el mundo, que se encuentran en edad reproductiva y buscan lograr un embarazo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la infertilidad afecta a alrededor del 17,5% de los adultos, lo que representa 1 de cada 6. Además, la organización estima que muchas personas padecen infertilidad en algún momento de su vida.

En los Estados Unidos, 1 de cada 5 mujeres entre 15 y 49 años padece infertilidad primaria, y 1 de cada 20 mujeres padece infertilidad secundaria. Es decir, entre el 10% y 15% de las parejas estadounidenses son infértiles.

Para que se efectúe el embarazo es indispensable la fusión del gameto masculino con el gameto femenino; se sabe que aproximadamente el 15% de las parejas infértiles tiene infertilidad inexplicable mientras el 85% son identificables.  Factores como el ambiente, obesidad y tabaquismo afectan la fertilidad de las personas. Las principales causas se deben a la disfunción ovulatoria, la infertilidad por factor masculino y enfermedad tubárica.   Entendemos por esterilidad la incapacidad de una pareja para alcanzar una fecundación y diagnostico de una pareja infértil se lleva a cabo atendiendo los parámetros.

 

Diagnóstico de Infertilidad Femenina

Una persona se clasifica como infértil cuando no puede quedar embarazada después de un año de intentarlo activamente.  Una mujer es fértil cuando sus ovarios liberan óvulos saludables. Es decir, el proceso donde el ovulo atraviesa por las trompas de Falopio y se une a los espermatozoides y luego, una vez que el ovulo ya fertilizado viaja por el útero y se implanta en el revestimiento debe ocurrir de forma normal. Con las pruebas de infertilidad para mujeres buscamos determinar si alguno de los procesos reproductivos está siendo alterado. Para evaluar la principal causa de infertilidad, es necesario evaluar los siguientes aspectos médicos para generar un historial clínico:

  • Embarazos anteriores.
  • Dolor pélvico.
  • Regularidad, duración y flujo del ciclo menstrual.
  • Antecedentes familiares de salud.
  • Cualquier enfermedad o padecimiento previamente diagnosticado.
  • Anatomía del aparato reproductor (útero y trompas de Falopio).
  • Funcionalidad ovárica.

 

Una prueba de Papanicolaou (también conocida como prueba de Papanicolaou o tamizaje cervical) y un análisis de sangre serán los principales requisitos básicos del médico como punto de partida; sin embargo, el especialista también puede solicitar:

  • laparoscopia

Cirugía mínimamente invasiva que se realiza con una incisión para introducir una cámara, logrando visibilidad interna del sistema reproductivo.  La laparoscopia, como método diagnóstico y terapéutico, generalmente se reserva para pacientes sin causa identificable de infertilidad. La visualización directa de la cavidad pelviana y de la anatomía reproductiva es el único método disponible para el diagnóstico específico de factores tubáricos y peritoneales no diagnosticables por otras técnicas y su resolución microquirúrgica inmediata en caso de encontrarse.

  • Análisis hormonal

Este tipo de prueba puede detectar y evaluar desequilibrios hormonales que pueden estar causando problemas. Las hormonas más importantes para la reproducción son la hormona estimulante del folículo (FSH) y la testosterona (T), así como la hormona luteinizante (LH), el estradiol y la prolactina.

  • Histerosalpingografía (HSG)

Un examen de rayos X para verificar el estado de las trompas de Falopio y el útero para descartar anomalías, utilizando un tinte que contrastará con los rayos X para una detección más precisa.   El objetivo de esta prueba es definir el tamaño y la forma de la cavidad uterina y así encontrar anormalidades en el desarrollo (útero unicorne, bicorne o septado) o adquiridas (pólipos endometriales, miomas submucosos o sinequias) que provocan consecuencias en la fertilidad. El segundo objetivo es determinar la permeabilidad de las Trompas de Falopio, pudiendo identificar oclusiones proximales o distales, demostrar una salpingitis ístmica nodosa, revelar detalles anatómicos de las trompas y sugerir la presencia de fimosis fímbrica o adherencias peritubarias cuando la salida del medio de contraste se retarda o queda loculado, respectivamente.

  • Histeroscopia

Es un procedimiento que permite visualizar el útero con la ayuda de una pequeña cámara.  La Histeroscopia es el método para la evaluación de la cavidad uterina y el diagnóstico de sus anormalidades, es el método más costoso e invasivo

  • Hidrosonografía

Pequeña técnica de ultrasonido donde se introduce una infusión de solución salina en la vagina a través de un pequeño tubo. Se pueden observar irregularidades en el sangrado menstrual.   Los detalles que se pueden obtener a través de esta investigación son más precisos: pueden visualizar estructuras anatómicas que no pueden ser localizadas mediante histerosalpingografía

  • Prueba de ovulación

Con esta prueba se busca conocer los días fértiles del ciclo menstrual de la paciente.  Normalmente es requerida con pacientes que se encuentran en actual búsqueda del embarazo.

Con ella se determina el nivel de la hormona LH en la orina, la cual va aumentando cuando se produce la ovulación.

  • Prueba de imagen

La resonancia magnética es una técnica de imagen que utiliza un campo magnético y ondas de radio para desarrollar imágenes de los órganos internos del cuerpo. A través de resonancias magnéticas podemos detectar situaciones, identificar lesiones o anormalidades raras dentro de la pelvis y el útero.

 

Agenda tu cita

 

Diagnóstico de infertilidad masculina

La fertilidad masculina necesita que los testículos generen suficiente esperma saludable y que este esperma sea eyaculado de forma correcta en la vagina y viaje hasta el óvulo. Con las pruebas de infertilidad masculina intentamos determinar si alguno de estos procesos está siendo alterado

Para conocer la causa de la infertilidad en cualquier paciente masculino, es necesario evaluar los siguientes aspectos médicos:

  • Examen físico general.
  • Antecedentes familiares de salud (enfermedades hereditarias).
  • Cualquier enfermedad o padecimiento previamente diagnosticado.
  • Análisis de semen.
  • Funcionalidad de los testículos.

 

Para un examen más específico (en caso de irregularidades) el médico puede solicitar uno de los siguientes estudios:

  • Análisis hormonal

Un análisis de sangre puede medir el nivel de hormonas o testosterona producida por la glándula pituitaria, el hipotálamo y los testículos.

  • Análisis genético

Análisis donde se comprueba el nivel de cromosomas para detectar o descartar alguna complicación y alteración genética y/o hereditaria.

  • Biopsia testicular

En algunos casos, el problema es un bloqueo u obstrucción del epidídimo. Se obtiene una muestra de tejido testicular, lo que permite identificar si la producción de espermatozoides es normal.

  • Análisis de orina (después de la eyaculación)

Esta es una prueba para ver si la orina contiene espermatozoides, lo que indicaría que el semen se transporta a la vejiga y no se expulsa del pene como debería.

  • Ultrasonido transrectal o escrotal

La ecografía transrectal, también conocida como TRUS, es una prueba de imagen de la próstata, las vesículas seminales y los conductos deferentes; se utiliza para analizar las causas de la azoospermia obstructiva. La ecografía escrotal muestra las condiciones de los testículos de un hombre y los tejidos circundantes para evaluar cualquier trastorno de los testículos, el epidídimo y el escroto.

  • Análisis de semen

El médico puede solicitar una o más muestras de semen. El semen generalmente se obtiene masturbándose o interrumpiendo las relaciones sexuales y eyaculando su semen en un recipiente limpio. Un laboratorio analiza su muestra de semen.  En algunos casos, se puede analizar la orina para detectar la presencia de espermatozoides.

  • Prueba de clamidia

La clamidia es una enfermedad que se puede curar de manera sencilla con antibióticos. Sin embargo, si no se trata de manera oportuna puede generar complicaciones graves como la infertilidad.

El médico puede solicitar esta prueba para detectar bacterias de clamidia.

 

Tratamientos

El tratamiento dependerá de muchos factores y para determinar el más adecuado para cada pareja hay que tener en cuenta:

  • ¿Qué está causando la infertilidad? Atendiendo las causas encontraremos la solución más adecuada.
  • ¿Cuánto tiempo ha sido infértil? El factor tiempo es determinante, conocer si un paciente ha procreado antes y actualmente ya no puede ayuda a determinar el tratamiento.
  • Edad y la de la pareja. La edad es un factor importante para encontrar un tratamiento adecuado, mujeres mayores de 35 es más probable que sean infértiles.
  • Preferencias personales. No todos los tratamientos se ajustan a las necesidades de la pareja.

 

La infertilidad puede tener diferentes causas, por lo que requiere el diagnóstico especializado y un tratamiento personalizado y con altas probabilidades de éxito. En The Fertility Center te invitamos a conocernos y poner en nuestras manos tus sueños de lograr un embarazo.

 
Agenda tu cita
 

Tratamientos para mujeres

  • Estimular la ovulación con medicamentos para la fertilidad. Con el uso de medicamentos se puede estimular y regular la ovulación, estos se conocen como medicamentos para promover la fertilidad. Este tratamiento es el principal para las mujeres que son infértiles debido trastorno de ovulación. Las medicinas más comunes son citrato de clomifeno, gonadotropinas, metformina, letrozol, bromocriptina.
  • Inseminación intrauterina (IIU). La inseminación intrauterina es un proceso de inseminación artificial, que sirve para tratar la infertilidad.
    Este procedimiento consiste en introducir espermatozoides directamente dentro del útero, lo que permite que los espermatozoides sanos lleguen más cerca del óvulo.La inseminación intrauterina se puede coordinar con tu ciclo normal o con los medicamentos para la fertilidad.
  • Cirugía para restaurar la fertilidad. Las cirugías para revertir la infertilidad actualmente no son muy usadas debido a que otros procedimientos han tenido una buena tasa de éxito entre ellas está la cirugía laparoscópica e histeroscópica que ayuda a corregir problemas en la anatomía uterina.   Otro procedimiento quirúrgico de este tipo es la cirugía tubárica que ayuda a corregir problemas en trompas de Falopio bloqueadas o llenas de líquidos.

 

Tratamiento para hombres

  • Cambiar estilo de vida.  Muchas parejas no han podido tener hijos debido a la baja calidad de los espermatozoides, estas afecciones pueden revertirse cambiando el estilo de vida.   Debe llevar una alimentación saludable, practicar deporte, no consumir tabaco y alcohol, entre otros.
  • Con la ingesta de medicamentos se pueden tratar ciertas afecciones hormonales.
  • Cirugía. Con la intervención quirúrgica se busca corregir la obstrucción de los conductos deferentes o bien recuperar los espermatozoides almacenados en los testículos.
  • Reproducción asistida. Con estas técnicas se busca obtener esperma a través de la eyaculación o por medio de donantes.   Posteriormente el semen recaudado es introducido en el aparato genital femenino por medio de fecundación in vitro y hoy en día es uno de los procedimientos de reproducción asistida más efectivos.

Todas las pruebas y análisis deben ser realizados por un especialista.   La infertilidad puede tener múltiples causas, por lo que un diagnóstico preciso es fundamental para planificar un tratamiento personalizado. ¡Contáctenos hoy para hacer una cita!

 

¿Existen complicaciones del tratamiento de la infertilidad?

Las posibles complicaciones de un tratamiento de infertilidad son las siguientes. Habla con tu especialista sobre cualquier preocupación que tengas antes de iniciar tu tratamiento.

  • Embarazo múltiple. Con frecuencia, los tratamientos de infertilidad conllevan un embarazo múltiple, que puede ser de gemelos, trillizos o más. Sin embargo, a mayor número de fetos, mayor es el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto.
  • Complicaciones durante el embarazo. En algunos casos pueden presentarse problemas durante la gestación, como diabetes gestacional o parto prematuro.
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica. Los tratamientos de fertilidad en los que se induce la ovulación pueden causar el síndrome de hiperestimulación ovárica que provoca dolor e inflamación abdominal, náuseas, aumento de peso y, en casos graves, dificultad para respirar.

Sangrado e infección. Algunos tratamientos de infertilidad son mínimamente invasivos o invasivos, por lo que conllevan un riesgo de sangrado, hemorragias leves e incluso infecciones.

 

Agenda tu cita

Un gran viaje esta por comenzar

1.- Agenda tu cita

2.- Platica con nuestro especialista

3.- Prepara tus estudios

4.- Asiste a tu consulta

5.- Comienza tu plan de tratamiento

    Tratamiento de interés:


    Agenda tu cita: (664) 231 1020

    Quiero que me
    llamen ahora